extreme hardcore lesbian.www.vjav2.com

El regreso del sol

by Magda Muñoz
744 views
El regreso del sol

Era un día de verano, en medio de un cruce de calles, lo entendí. Todas esas exigencias constantes, todas esas reglas imaginarias, que le importaban y no podía comprender, les habían espantado. Esos hilos invisibles que nos acercaban, nos habían alejado y la evidencia era tal que nada podría arrojar una ruta de regreso. No había ni aquí ni en el ayer una puerta para volver a conectar lo que se había roto, irremediablemente y para siempre. Lo supe antes, lo vi casi en el momento en que se sucedió, pero el otro, en su distancia personal y inexorable, todavía no podía percibirlo.

No se lo dije, me quedé a observar su naturaleza humana, cómo habría de reaccionar ahora que todo ello no estaba, lo notaría también acaso, lo sabría, pero no, no lo sabía aun, pero lo padecía crecientemente y en su inconsciencia reflejaba su respuesta innata. Mostraba con ello, gritaba frente a mí, como realmente era y eso, dolía. Pero también me liberaba del compromiso de la amabilidad, de la paciencia de las horas, de lo que hubiera hecho automáticamente por tener otra forma de relacionarme con la vida.

Lo solté antes que lo supiera, lo dejé ir, pero aun así escocía. No por su partida, si no por lo puesto en todo ello, era el esfuerzo y la honestidad, lo que más ardía. Se fue, me fui, lo dejé ir, volvió, lo eché, se fue finalmente, por fin, para no volver.

Tocó la puerta un par de veces y nunca le abrí, cerré ventanas, rendijas, protegí todo y ni siquiera por error en la calle nos volvimos a encontrar. Eso fue la libertad, el renacer con fuerza y brío, la felicidad mirando el atardecer desde el balcón, la calma de saber que todo estaba perfectamente bien, todo era perfecto.

Un día, el entendimiento de algo diferente comenzó a emerger despacio, suave, como una pequeña brisa que se levantaba sin apenas hacerse notar. Como esas hojas que se elevan poquito del suelo, en una madrugada cualquiera, en una calle vacía. Así se deslizó y atravesó todo, cada rendija, protección, todo y la respiré. Inhalé sin querer una energía maravillosa, liviana y de un valor incalculable.

Los días pasaron, cada instante traía un regalo inesperado, era una vida radiante. Regresó el amor, volvió, en un matiz y una piel completamente diferente, pero no ajena, un refugio conocido, una energía vital real y entrañable.

Me golpeó, rompió cada hueso trizado y lo sanó, surgí renovada de esas aguas, la fuente de una vida en completa libertad, la alquimia que necesitaba, el espejo que sonreía, el abrigo que abrazaba, así todo se inundó y un día, como ayer, la verdad brilló en medio de todo. Un ser íntegro se miraba en el reflejo de mis ojos y yo lo miraba en su magnificencia, era imperfecto y eso era todo lo que se necesitaba. Humanidad, por fin.

Work by Amy Sol

You may also like

Leave a Comment

www.girlsway.world slave vibed in suspension and squirts.